Enter your keyword

SOCIEDADES HOLDING: ¿Qué son?

SOCIEDADES HOLDING: ¿Qué son?

SOCIEDADES HOLDING: ¿Qué son?

Cada vez que escuchamos la palabra “holding”, parece que estamos hablando de grandes fortunas y empresarios de enorme éxito, que utilizan ingeniería fiscal para no pagar impuestos. Pero no es así, la normativa española, dispone hasta la fecha de diversas herramientas, no sólo para optimizar nuestra factura fiscal, sino sobre todo para adecuar y proteger nuestras empresas de cualquier envite de la propia actividad empresarial. Una actividad empresarial, que, a fecha de hoy, y con el panorama del COVID de por medio, se hace imprescindible aun más protegerlo de cualquier amenaza.

Una sociedad holding no es más que un “cambio de cromos”, en el sentido de que el dueño de las participaciones de nuestra empresa no es la persona física, sino una única sociedad de cabecera, cuyas características principales son:

  • Que el activo principal sea la tenencia de acciones / participaciones sociales de terceras empresas.
  • Debe ostentar al menos el 5% de dichas empresas.
  • La actividad principal debe ser la dirección y gestión de dichas participaciones.
  • Debe contar con una clara organización de medios materiales y personales.

 

Las principales ventajas de tener estructurado las empresas mediante una estructura “peine” de nuestras empresas son las siguientes:

  • 0% en la tributación de dividendos de las filiales a la matriz
  • 0% en la tributación por las plusvalías de las sociedades filiales.
  • Efecto neutro fiscal en los préstamos societarios.
  • Exención en el socio del impuesto sobre el patrimonio
  • Reducción del 95% en el impuesto sobre sucesiones y donaciones.
  • Posibilidad de consolidar fiscalmente (la compensación de beneficios de unas empresas con las pérdidas de otras)
  • Compartimentar los riesgos empresariales: si una empresa entra en concurso de acreedores, que no afecte a las demás.

 

La posibilidad de adecuar una estructura de empresas a través de una sociedad holding se puede conseguir de diversas maneras, y es ahí donde procede realizar un estudio pormenorizado (canje de valores, escisiones, fusiones, etc), dado que la ley por un lado penaliza sobremanera un “trasvase de patrimonio a la carta”, por lo que hay que analizar bien estas operaciones y adecuarlas al régimen de neutralidad fiscal que permite que dicha reestructuración se realice sin coste fiscal alguno. Siempre tendrá que existir lo que se denomina “Motivo Económico Válido”, y para que existe dicho motivo, y con independencia del análisis de cada situación concreta y de las múltiples consultas vinculantes de Tributos, basta que se den cualquiera de las siguientes circunstancias:

  1. Reducción de costes de gestión y administración.
  2. Reorganización de empresas familiares, con el objetivo de planificar la sucesión empresarial.
  3. Simplificación de cargas imperantes en la sociedad.

 

No a toda estructura empresarial favorece la creación de tener una sociedad holding, y ello dependerá de diversos factores (volumen, potencial de crecimiento, sector en el que se encuentra su actividad, etc), por eso es necesario un análisis previo de las circunstancias.

En definitiva, y a modo de resumen, una estructura empresarial canalizada a través de una sociedad holding, permite que:

PRIMERO. – Optimiza la factura fiscal, tanto de las sociedades como de los socios personas físicas.

SEGUNDO. – Es un elemento clave para la protección del patrimonio del empresario, así como de las sociedades que funcionen correctamente, separando el riesgo entre empresas.

TERCERO. – Facilita la planificación sucesoria empresarial.

CUARTO. – Ordena la empresa y al empresario, facilitando las inversiones, desinversiones y una dirección centralizada.