Enter your keyword

Nota 5 – Covid-19 – Aclaraciones

Nota 5 – Covid-19 – Aclaraciones

Nota 5 – Covid-19 – Aclaraciones

1.- Tramitación del ERTE por fuerza mayor: ¿Si o no?

Las actividades que se encuentren publicadas en la relación del Decreto-Ley 463/2020, no van a tener ningún problema en tramitar el ERTE por causa de fuerza mayor (ver el anexo aquí). Para el resto de actividades hay que trabajar en cada caso de forma individual la relación directa de la paralización de la actividad como consecuencia del COVID-19, y esa conexión es la que hay que argumentar de forma exquisita en el informe que hay que elaborar y adjuntar a la solicitud. Si no podemos encontrar una relación directa entre el cese de la actividad y el COVID-19 será preferible que iniciemos el procedimiento del ERTE por causas organizativas y/o económicas a los efectos de ser certeros con el procedimiento que vayamos a iniciar y no encontrarnos con un rechazo de la Autoridad laboral y volver a tener que iniciar el procedimiento, a los efectos de conseguir una optimización en los costes sociales dado que el ERTE por causas económicas no se retrotrae de forma automática a la fecha del decreto de alarma, como así ocurre en el ERTE por causa por fuerza mayor.

Recordemos que son causas directas las “pérdidas de actividad que impliquen suspensión o cancelación de actividades, cierre temporal de locales de afluencia pública, restricciones en el transporte público y, en general de la movilidad de las personas y/o las mercancías, falta de suministros que impidan gravemente continuar con el desarrollo ordinario de la actividad, o bien en situaciones urgentes y extraordinarias debidas al contagio de la plantilla”.

 

2.- Ayudas a los autónomos.

Dada la confusión que ha existido con este asunto por las noticias de “quita y pon”, que salen publicadas, volvemos a insistir que podrán solicitar la prestación por cese de actividad aquellos casos en los que el empresario autónomo haya tenido que cerrar su actividad como consecuencia directa del COVID-19 (restaurantes, comercios…) o cuyos ingresos hayan sido reducidos en un 75% en relación con el promedio del semestre anterior. Conclusión: que salvo que te hayan obligado a echar el cierre del negocio, no se puede solicitar esta prestación hasta que no se pueda acreditar la reducción de los ingresos (es decir, dentro de un mes), y, además, no se debe proceder a la baja de la actividad en el modelo 036.

Dos apuntes más:

  • El primero tiene que ver con que sigamos manteniendo el pulso y cierta calma ya que desde los distintos colegios profesionales de economistas se han dirigido a la AEAT insistiendo que das las circunstancias, amplíen los plazos de presentación de impuestos y declaraciones informativas, así como el cese inmediato de la práctica de notificaciones, entre otras actuaciones.
  • El segundo es que ayer se publicó en el BOE la Orden HAC/253/2020, por el cual, se establece que el plazo de presentación de la declaración de la renta 2019 comienza… el 1 de abril de 2020. Como diría Julio Iglesias, “la vida sigue igual”.

 

 

Bueno, seguimos, y mucho ánimo a todos.