Enter your keyword

¡Que se mantenga el silencio!

¡Que se mantenga el silencio!

¡Que se mantenga el silencio!

La historia de los humanos
se repite con el tiempo
aunque a veces se divierte
con sus caprichosos juegos.
Hace ya bastantes años
un gigantón filisteo,
llamado Goliat, luchó
contra David, un pequeño
israelita muy valiente
animado por vencerlo.
Fue David, el que venció
a Goliat, el “gigantesco”…
contra todos los pronósticos
de amigos propios… y ajenos.
El capricho de la historia
nos devuelve el caramelo:
hoy el “gigante” es un Virus,
(un poderoso misterio
llamado “Coronavirus”)
que se atreve con el pueblo,
aplastando su energía
con inusitado empeño,
amenazando a los hombres,
los niños y los abuelos…
y los ataca en las calles…
¡y los asfixia en los lechos!
Dios mío, ¡cómo la historia
conoce los sentimientos!
Hoy el Virus es el Gigante,
el Goliat de los tormentos,
un poderoso asesino…
Y el más débil… es el Pueblo
que representa a David
que ha de luchar sin resuello
si quiere sobrevivir
en este mundo tan bello.
Y a pesar del ocho eme…
y a pesar de los tropiezos,
de torpezas y mentiras
de errores y… de silencios…
tiene razón nuestra historia:
Con corazón todo es nuestro…
que nadie se desanime…
¡Seguro que venceremos!

Francisco Caballero Sánchez
Arroyo de la Miel, 24 de marzo de 2020